El Renglón

¡Te ayudamos a hacer la tarea!

¿Cómo se origina el fruto?

La flor es el órgano vegetal que cumple la función de reproducción.
Varios de sus elementos originan el fruto si se produce la fecundación.
La flor está presente en las plantas angiospermas (plantas con óvulos protegidos en los ovarios) y se compone de cinco partes o ciclos: el receptáculo; los sépalos, que constituyen el cáliz; los pétalos, que forman la corola; los estambres, que producen los granos de polen; y el pistilo, donde se encuentra el ovario y dentro de éste los óvulos. Después de la fecundación, a partir de los óvulos se desarrollan las semillas, y la flor se transforma en fruto a través de la modificación y el engrosamiento de algunas de sus partes. El fin de esta transformación es proteger a las semillas, cuya función consiste en generar una nueva planta. Para ello es necesario que la semilla tome contacto con el suelo. En algunos casos, el fruto cae y se abre o se descompone, liberando la semilla. Cada ciclo floral cumple una función específica: de protección (cáliz), de atracción (corola) o de reproducción (androceo y gineceo).

fruto

En otras plantas la dispersión se realiza a través del aire, o de algunos animales que comen los frutos, atraídos por la pulpa dulce y los colores vivos de los mismos, y luego depositan en la tierra las deyecciones que contienen las semillas. Entre los frutos utilizados por el hombre se encuentran las especias, como la pimienta, la vainilla y el comino; las verduras, como la calabaza, el tomate y las chauchas, y las frutas, como la manzana, el melón y la naranja. También hay frutos secos que reciben el nombre de granos, como el maíz, el trigo, el arroz, la cebada y el centeno.
Los frutos, que tienen alto valor nutritivo, encuentran empleo en el desarrollo de múltiples industrias como las de bebidas y jugos, aceites, conservas, helados y pastas.

¡Dejanos tu comentario!