El Renglón

¡Te ayudamos a hacer la tarea!

La guerra civil entre unitarios y federales (1827-1832)

Cuando renunció Rivadavia, los unitarios perdieron el poder. Ellos tenían por ideal político, un gobierno nacional fuerte y centralizado. En su reemplazo pasaron a dominar los federales, que luchaban para que las provincias tuvieran amplia autonomía y por un gobierno central con escasas atribuciones. A fines de 1827 asumió como gobernador el federal Manuel Dorrego, en la provincia de Buenos Aires, pero no estuvo mucho tiempo en esa función. El 10 de diciembre de 1828, los unitarios lo destituyeron del gobierno y más tarde lo fusilaron. Entonces fue nombrado gobernador el jefe militar de la rebelión, el general Juan Lavalle, quien no halló apoyo en la población, lo cual favoreció a sus opositores; encabezados por Juan Manuel de Rosas. Aislado y carente de recursos, Lavalle fue vencido en Puente de Márquez y se alejó del gobierno en agosto de 1829. Poco después, Rosas asumía por primera vez el gobierno de Buenos Aires.

Unitarios y Federales

Unitarios y Federales

Rosas se dispuso a combatir a los unitarios, que habían logrado dominar el interior, dirigidos por el general José María Paz, gobernador de Córdoba.
Para cumplir este objetivo, Rosas entró en tratativas con las provincias federales (Entre Ríos, Santa Fe y Corrientes) con las que formó la Liga Federal. Esta liga venció a los unitarios, y los federales pasaron a dominar nuevamente en todas las provincias integrantes de la Confederación Argentina.

,

Artículos con contenido sobre el mismo tema:

¡Dejanos tu comentario!