El Renglón

¡Te ayudamos a hacer la tarea!

Movimientos de rotación y traslación

Si prestamos atención a nuestro ritmo de vida cotidiano, y a pesar del reloj, nuestro cuerpo siente la necesidad de dormir cuando el Sol se oculta y naturalmente despertamos cuando el Sol sale. Es nuestro reloj biológico el que nos condiciona y éste funciona con el transcurrir de los días y noches.
Con el planteo astronómico de Ptolomeo, el Sol y las estrellas eran las que giraban alrededor de la Tierra; Copérnico demostró lo contrario y ello llevó a investigar cómo se movía el planeta Tierra. Si observáramos a la Tierra desde el espacio nos daríamos cuenta de los movimientos que ejecuta sin cesar. El más evidente es que gira en sí misma sobre una línea imaginaria llamada eje terrestre, a causa del cual las zonas iluminadas por el Sol cambian constantemente.
De esta forma se produce la sucesión de los días y las noches, transcurriendo 23 horas y 56 minutos en completar una vuelta entera sobre sí misma; es el movimiento de rotación terrestre.

movimiento de rotación terrestre

Aunque menos evidente, la Tierra gira alrededor del Sol siguiendo una órbita en forma de elipse. Para recorrerlo emplea 365 días y 6 horas; esas seis horas al cabo de cuatro años forman un día más que se le agrega al mes de febrero determinando el año bisiesto el cual tiene 366 días. Las consecuencias de este movimiento son las cuatro estaciones. En realidad se producen por la posición inclinada del eje sobre el cual gira la Tierra. Es así que los rayos solares llegan con mayor intensidad a diferentes zonas de la Tierra según el momento del recorrido. Estamos hablando del movimiento de traslación terrestre.

El hombre a través de estudios y cálculos matemáticos marcó en la representación de la Tierra esas zonas con líneas punteadas y les dio distintos nombres. A la zona central la llamó Ecuador y dividió a la Tierra en dos partes denominadas hemisferios; a la misma distancia al norte y al sur del Ecuador marcó los Trópicos. Estos elementos sirven para entender las distintas situaciones que provoca la traslación. Se reconocen cuatro momentos en este movimiento:
dos en los cuales los rayos solares llegan a la Tierra en el Ecuador, que por la misma duración que presentan los días y las noches se denominan equinoccios.
-En este momento se producen la primavera y el otoño, opuestos según el hemisferio. En los otros dos momentos los rayos caen en los trópicos, una vez en cada uno, que determinan el invierno y el verano. Estos momentos se denominan solsticios; se producen uno el 21 de junio y el otro el 21 de diciembre. Como a cada fecha le corresponde una constelación diferente en el zodíaco ideado por los antiguos, los trópicos recibieron esos nombres:
Cáncer para el primero y Capricornio para el segundo. Al iluminar de diferente forma a la Tierra se van generando características propias. Una de ellas es la diferente duración de los días y las noches a lo largo del año; otra es que las zonas polares quedan iluminadas según se produzca el solsticio en el hemisferio que corresponda, generando el día y la noche polar. Sería verdaderamente difícil imaginar la evolución de la humanidad, su expansión por todo el globo, sus descubrimientos geográficos, la explotación y las transformaciones a que ha sometido al medio, sin la existencia de la cartografía. Parece bastante evidente la necesidad y la aptitud que tiene el ser humano de reflejar y fijar gráficamente no sólo lo que sus ojos observan, sino también lo que su mente imagina. Las recientes teorías de los psicólogos sobre la formación de auténticos mapas mentales en nuestros cerebros, imprescindibles para desenvolvernos con soltura en el espacio, no hace sino reforzar la vieja sospecha de que la cartografía sea también más antigua que la misma historia, si por historia entendemos el conocimiento de las vicisitudes de la humanidad a través de testimonios escritos. Ha sido sorprendente en tal sentido, el comportamiento observado en pueblos primitivos actuales, que no han alcanzado a conocer la escritura y que han mostrado no obstante, una rara habilidad en el trazado de esbozos o esquemas que bien merecen el calificativo de mapas.
A medida que el hombre primitivo fue perfeccionando su técnica de dibujo, al agudizarse su percepción imaginativa, plasma escenas más variadas del mundo inmediato. Posteriormente con el paso del nomadismo a la vida sedentaria y a la crianza de animales domésticos, los desplazamientos largos (siguiendo el curso de las estaciones) se hicieron necesarios para llevar el ganado a las zonas de pastoreo. Estas migraciones crean en los pobladores primitivos el deseo y la urgencia de trazar los itinerarios que recorrían para lograr un mejor conocimiento de estas metas ganaderas. Asimismo, el ejercicio de la caza y la pesca, el trueque de lo necesario para la subsistencia y los constantes enfrentamientos bélicos entre las diversas tribus, contribuyeron al perfeccionamiento de las descripciones pláticas de los caminos comerciales, estratégicos o de cacerías.
Pero estas suposiciones históricas no alcanzan a dar una visión suficiente del método de dibujar la tierra, tal como debió producirse en aquellos momentos arqueológicos, debido a la falta de datos fehacientes y testimonios concretos de mapas realizados durante este primer período de la vida del hombre. Los primitivos indígenas polinesios, por ejemplo, han utilizado para repíesentas las Islas Maíshall, conchas de moluscos delibeí adámente distribuidas y sujetadas sobre un océano formado por un entramado octogonal de troncos vegetales, algunos de ellos curvados que indican los principales frentes de olas. También son importantes los ejemplares conservados de la cartografía Azteca, ricamente ilustrados con evocaciones a hechos históricos, o bien los mapas hidrográficos, confeccionados para mostrar el archipiélago Artigo, toscamente representado con restos de madera y cosidos sobre una piel de foca, pero de una sorprendente precisión locacional en términos de distancia y tiempo.

1 Comentario, dejá el tuyo!

  1. xiomara8 de Septiembre de 2011

    maso! me sirvio en algo…

¡Dejanos tu comentario!